Australia lo tiene claro: apuesta por la natación y una inversión de 250 millones