Estudio revela que el cloro de las piscinas puede matar al coronavirus en 30 segundos