¿Natación en el embarazo? .

“Realizar ejercicio físico en el agua hace que la madre respire de forma consciente y controlada, aumentando su capacidad pulmonar y de esta forma se va entrenando para llegar al parto adecuadamente”.


Esta es la pregunta del millón que tarde o temprano todas las mujeres me acaban haciendo, y como se pueden imaginar, la respuesta ofrece un amplio abanico de posibilidades.


Sin embargo, se suele decir lo mismo: disfruta del embarazo y de tu bebé, quiérete mucho, deja que te quieran y ¡no dejes de mantenerte activa! Algo tan sencillo como esto hará que, sea cual sea el resultado final, el camino sea lo más agradable posible.


 

“Nueve meses de espera mientras el cuerpo sufre grandes cambios y el menor movimiento acaba de requerir un esfuerzo máximo. Paradójicamente, el ejercicio resulta más necesario que nunca en la gestación, cuando ayuda a eliminar líquidos y prepara los músculos para el parto. La natación es, sin duda, la mejor opción.

 

El deporte es sinónimo de salud, sin importar a qué edad se realice. Y en el caso del embarazo, la actividad física no solo está permitida, sino que es aconsejada debido a los beneficios que aporta.


Las dudas en el embarazo se multiplican y surgen preguntas que, con frecuencia se olvidan de en las revisiones. Una de ellas puede ser qué deporte es el más adecuado para realizar durante la gestación. Aunque hay muchas alternativas, la natación es uno de los más completos y adecuados para la futura mamá, ya que el agua es el medio ideal para la realización de ejercicio físico.


“Debemos pensar que el parto y el posparto son pruebas físicas y mentales importantes, es como correr una maratón: vamos a poner nuestro cuerpo y nuestra mente a prueba. ¿Por qué no entrenarnos para llegar de la mejor manera posible?”.


Sobre las bondades de la natación poco se puede añadir: es un deporte completo en el que se evitan los impactos típicos de los deportes de tierra. Por tanto, la combinación de embarazo y natación es muy interesante por todos los beneficios que aporta y que ayudan a llevar mejor el periodo de gestación.


Quizás por desconocimiento en el pasado se abandonaba la práctica de deporte con la llegada de un embarazo; sin embargo hoy en día existe una conciencia más generalizada acerca de que, en condiciones buenas de salud y sin complicaciones, una embarazada puede obtener muchos beneficios de la práctica deportiva.


Ejemplos de esta pérdida de prejuicios han sido atletas como corredoras y tenistas que han continuado practicando de forma profesional sus disciplinas estando embarazadas. De hecho, la afamada tenista Serena Williams ganó el Open de Australia estando embarazada.


Esta victoria, así como las historias de otras deportistas profesionales que han competido embarazadas, han propiciado el debate social; de modo que los expertos han hablado y la conclusión es que, con ciertas reservas en cuanto al tipo de deporte, la práctica de ejercicio durante el embarazo no solo no es desaconsejable sino que es beneficiosa para salud.


Aunque ciertamente la natación es uno de los ejercicios más recomendados para las mujeres embarazadas, lo ideal es que antes de apuntarte a clases consultes a tu médico para que valore tus condiciones físicas, tus antecedentes familiares y las condiciones de tu embarazo. Todo esto te ayudará a determinar las condiciones de la actividad física que realizarás debajo del agua.



¿Puedo nadar durante todo el embarazo?


La natación no sólo propicia que la madre se relaje, este deporte también tiene menos riesgo para el feto, ya que en el entorno acuático se reduce el riesgo de sufrir un traumatismo, alguna caída o un movimiento brusco.


Cualquier programa acuático trata de reforzar aquellos músculos que más cambios o más peso sufren en el embarazo (espalda, pectorales, piernas), y todos aquéllos que cobran protagonismo durante el parto (perineo, glúteos, abductores, abdominales…).


¿Existe un estilo de natación más recomendable que otro?


No, lo importante es sentirse cómoda con el que se practica". Sin embargo, "si se domina la respiración y se realizan bien los movimientos, el estilo pecho se impone porque permite trabajar todas las zonas citadas y se puede ejecutar de manera suave y controlada".


Por otra parte, hay que tener cuidado con la postura para que la espalda no se resienta; nadar sobre ésta es ideal al final del embarazo y para descansar después de un ejercicio más intenso.


Es el estilo más recomendado para los problemas de columna mientras que el "libre o crol" resulta el más complicado en cuanto a coordinación y, si no se pone en práctica de forma correcta, es muy cansado, aunque resulta muy beneficioso desde el punto de vista cardiorrespiratorio.


Al final de la clase y durante la clase conviene hacer paradas para relajarse en los extremos de los bordillos, flotando boca arriba. Para estar más cómoda, se puede colocar un churro de gomaespuma bajo las rodillas y otro debajo del cuello.


En resumen, La madre puede elegir el estilo que mejor se adapte a ella, ya sea pecho, libre (crol) o espalda y cambiar al que quiera cuando su cuerpo pida otro estilo.


“La embarazada puede iniciar la actividad desde el primer momento del embarazo, siempre que su obstetra le dé el consentimiento, y puede finalizar la actividad el mismo día que se ponga de parto. De hecho, cuanto más avanzado está el embarazo mayores beneficios notará la mujer al salir del agua y lo cierto es que más les apetece estar en un medio en el que pesan menos”, aclara. “No es cierto que deben abandonar las clases en el tercer trimestre ni que hay mayor riesgo de infección en las piscinas, puesto que son muchas las barreras que protegen al bebé (pH de la vagina, flujo, tapón mucoso, membranas, líquido amniótico…)”.


FOTO: El Peruano / Estos son los 34 deportistas que participarán en los Juegos Olímpicos Tokio 2020

Beneficios de la natación en el embarazo


Si estás embarazada, es probable que te hayan informado acerca de los múltiples beneficios que la natación tiene para tu estado de salud.


Vamos a resumir las principales ventajas que este completo deporte aporta y en qué consiste un programa de natación para los meses de gestación. Dicho programa de natación es parte, en la gran mayoría de ocasiones, de una extensa preparación de cara al parto que abarca muchos aspectos de los hábitos saludables, alimenticios y deportivos a desarrollar durante los meses de embarazo.